-
-
-
-

Conversión de la electricidad en energía térmica: calor y frío

La electricidad puede utilizarse para producir calor y frío: calefacción, refrigeración, aire acondicionado, agua caliente y cocina.

La gran resistencia que opone un cable muy fino al paso de la corriente eléctrica genera calor. Esta propiedad se usa en todo tipo de estufas y radiadores. Los hornos de microondas son algo más sofisticados: la corriente eléctrica induce la formación de ondas de alta frecuencia al pasar por un magnetrón.

Para producir frío, la electricidad debe seguir un camino distinto: un motor eléctrico que hace funcionar un compresor, parte de un circuito cerrado de circulación de un gas. El gas comprimido, al expandirse en otro compartimento del circuito, roba calor de su entorno (por ejemplo, del interior de una frigorífico), provocando un enfriamiento. El gas es nuevamente comprimido y cede el calor que robó al exterior del aparato. El ciclo expansión-compresión prosigue indefinidamente.



Para saber e investigar | Programa educativo | Recursos y enlaces