-
-
-
-

Evolución de la producción de electricidad en centrales térmicas convencionales

En los últimos 50 años, la producción térmica no ha cesado de crecer, siendo actualmente la que responde al incremento de la demanda, pues la producción nuclear está estabilizada, la hidroeléctrica es fuertemente dependiente de la disponibilidad de lluvias y las energías emergentes, principalmente la eólica, tienen todavía una producción pequeña.

La mayor parte de la producción se realiza en centrales de carbón, pues a partir de la crisis del petróleo de 1973, se vio con claridad la necesidad de reducir la dependencia de esta fuente de energía. Actualmente la producción a partir de gas natural está aumentando con rapidez, y se prevé que sustituya una porción importante de la producción por carbón.

El impacto ambiental de la producción térmica disminuye paulatinamente, por la implantación progresiva de procedimientos cada vez más limpios y con más rendimiento, basados en tecnologías de ciclo combinado, en la adecuación de los combustibles tradicionales (como la gasificación del carbón) y en el uso de gas natural.

La gráfica de potencia instalada refleja la rapidez con que se pusieron en operación grandes grupos térmicos entre 1960 y 1980. El crecimiento actual es debido en parte a la instalación de centrales de gas.

Potencia instalada
Las oscilaciones de la producción van en sentido opuesto a la producción hidroeléctrica -los años de mucha disponibilidad de agua la producción térmica disminuye- pero siempre con una clara tendencia ascendente.

Producción
El factor de carga oscila entre el 50 y el 30%, con un tendencia paulatina al aumento.


Factor de carga
El porcentaje sobre la producción total disminuyó hacia 1985 por la puesta en operación de los grupos nucleares, pero actualmente está recuperando posiciones.


Porcentaje sobre
la producción total



Para saber e investigar | Programa educativo | Recursos y enlaces