-
-
-
-

Cómo fabricar electricidad
Centrales térmicas convencionales

Las centrales térmicas convencionales utilizan la energía solar atrapada por la fotosíntesis, acumulada en los tejidos de plantas y animales para producir electricidad. Se trata de compuestos de carbono e hidrógeno, muy reactivos con el oxígeno, que producen gran cantidad de calor al quemarse.

La mayoría de las centrales térmicas queman combustibles fósiles, producto de la descomposición y almacenamiento en las capas geológicas de plantas y animales que vivieron hace millones de años. Estos combustibles -carbón, petróleo y gas natural- tienen un poder calorífico muy variable, según el tipo de yacimiento del que son extraídos y la época en que éste se formó.

Otras centrales térmicas funcionan quemando biomasa viva, es decir, madera, leñas y residuos agrícolas. Otras pueden funcionar recuperando la energía contenida en materiales de alto poder calorífico presentes en los residuos urbanos, principalmente plásticos, papel y cartón. También es posible emplear el gas metano que produce la descomposición de la materia orgánica en los vertederos, o incluso de las deyecciones (purines) del ganado.

Sea cual sea el combustible utilizado, todas las centrales térmicas, así como las nucleares, comparten el mismo proceso básico basado en un circuito de vapor. Y coinciden con las centrales "atmosféricas" en producir electricidad mediante el uso de turbinas conectadas a generadores de corriente.

¿Cómo funcionan las centrales térmicas de carbón o petróleo?
¿Cómo funcionan las centrales térmicas de alto rendimiento? Gas y cogeneración.
Mapa de las principales centrales térmicas.
Evolución de la producción de electricidad en centrales térmicas convencionales.
Evolución de la producción de electricidad en centrales de biomasa y de residuos urbanos.



Para saber e investigar | Programa educativo | Recursos y enlaces