-
-
-
-

Hacia una electricidad sostenible: el Protocolo de Kioto
¿Qué podemos hacer en nuestra casa o en nuestro centro educativo?

Existen aproximadamente once millones de hogares en España, y prácticamente todos consumen energía eléctrica. Siguiendo unas sencillas indicaciones, podemos mejorar el confort de nuestra casa consumiendo menos energía. Para ello no tenemos más que recorrer sistemáticamente esta serie de puntos y seguir sus indicaciones, si no lo estamos haciendo ya.

El ahorro de electricidad conseguido puede ser muy grande si nuestra casa está totalmente electrificada y si seguimos todas estas indicaciones. Unas acciones ahorran más energía que otras: por ejemplo, sustituir un frigorífico convencional por un modelo de clase energética A puede suponer reducir el consumo en 350 kWh al año, mientras que el ahorro conseguido utlizando el modo economizador de energía en el ordenador puede ser menos sustancial.

Pero todas son de eficacia probada, y todas contribuirán a reducir nuestra factura de electricidad y a dar un paso más en la dirección de la sostenibilidad.

Estas recomendaciones también son válidas para nuestro centro escolar, con las modificaciones lógicas.

10 puntos para hacer una revisión completa de nuestro uso de la electricidad

1. Cocina eléctrica, horno eléctrico independiente y microondas
Seguir procedimientos economizadores de energía: emplear el calor residual de la placa para finalizar la cocción, usar recipientes de tamaño adecuado, cocinar con olla a presión los guisos que requieren largo tiempo de uso de la cocina.

2. Calentador eléctrico
Sustituir por un modelo más moderno (más eficiente, mejor aislado).
Reducir la temperatura hasta que no sea necesario mezclar el agua caliente con agua fría.
Usarlo sólo cuando es necesario.

3. Calefacción eléctrica
Mejorar el aislamiento (de manera completa o evitando fugas puntuales de calor mediante burletes).
Afinar las posibilidades de regulación: termostatos, reguladores, etc.
Utilizarlo sólo en las estancias ocupadas, reducir temperatura en cocinas y dormitorios.
Reducir levemente la temperatura de confort (la indicada es entre 19º y 21ºC).

4. Aire acondicionado
Adquirir un modelo con bomba de calor.
No emplearlo de manera sistemática todo el verano, sino sólo cuando sea necesario.
Aumentar ligeramente la temperatura de confort.

5. Iluminación
Sustituir las lámparas convencionales por lámparas de bajo consumo (primero las que estén encendidas más tiempo, luego todas las demás).

6. Frigorífico
Comprar un modelo del tamaño adecuado y de clase energética A o B.
Utilizar el frigorífico de modo economizador (no guardar alimentos calientes, descongelar regularmente, etc.).

7. Televisión
Adquirir un modelo economizador, si el fabricante ofrece esa opción.
Reducir las horas de encendido a aquellas en que hagamos un uso efectivo del aparato.

8. Lavadora
Lavar con agua fría, salvo en casos de ropa muy sucia.
Usarla siempre completamente llena.
Adquirir un modelo de clase energética A o B.

9. Lavavajillas
Adquirir un modelo de clase energética A o B.
Llenarlo siempre completamente.
Utilizarlo con programas economizadores, si dispone de esta opción.

10. Otros aparatos: cadena de música, vídeo, DVD, ordenador, etc.
No dejarlos en la posición stand-by, apagarlos completamente si no se están usando.
Utilizar las opciones de uso economizadoras de energía (en ordenadores y otros aparatos informáticos).



Para saber e investigar | Programa educativo | Recursos y enlaces