-
-
-
-

Hacia una electricidad sostenible: el Protocolo de Kioto

El desarrollo sostenible es un concepto que surgió a mediados de la década de los ochenta, y que recibió el respaldo de todos los gobiernos del mundo en la Conferencia sobre Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible de Río de Janeiro de 1992.

En términos sencillos, significa que debemos aumentar nuestra calidad de vida sin comprometer por ello la calidad de vida de las generaciones que nos sucederán en este planeta. Es decir: debemos poner en marcha sistemas de producción y de consumo con el menor impacto negativo sobre nuestro medio ambiente, capaces de funcionar indefinidamente de manera eficaz y de mejorar constantemente nuestra calidad ambiental, y por lo tanto nuestra calidad de vida. Una de las principales amenazas a nuestra calidad de vida es el cambio climático.

En diciembre de 1997 se firmó el Protocolo de Kioto, el primer instrumento legislativo a nivel internacional para la limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero. En él los países industrializados se comprometieron a reducir sus emisiones de estos gases -aproximadamente un 5% en 2010 con respecto a 1990. La modestia del objetivo da buena idea de la magnitud del problema, pues supone cambiar paulatinamente todo el modelo de producción y consumo de energía en nuestro planeta. A partir ahí se han ido implantando medidas en la mayoría de países para luchar contra el cambio climático. La ciencia ha ido avanzando y reafirmando las teorías que adjudican a la actividad humana una responsabilidad clara en este fenómeno mediante la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero, y hoy en día existe un consenso claro sobre la urgencia del problema y la necesidad de actuar.

Es evidente que la energía eléctrica tiene mucho que decir en todo esto, pues constituye un elemento fundamental de nuestra calidad de vida, y también un importante factor de impacto sobre el medio ambiente.

La producción de energía eléctrica contribuye de manera significativa a la emisión a la atmósfera de CO2, el principal gas de efecto invernadero por volumen emitido. Teniendo en cuenta que la lucha contra el calentamiento global es una prioridad mundial, la industria eléctrica tiene un papel muy importante que cumplir en las iniciativas de reducción de la emisión a la atmósfera de este gas. El Sector eléctrico es el principal sector económico que soporta la limitación de emisiones de CO2, ya que oes más fácil de controlar que otros sectores como el transporte. Según la fuente de generación de electricidad que se emplee se producen distintos impactos en nuestro entorno.

¿Qué iniciativas se están poniendo en marcha para fabricar y consumir electricidad de una manera sostenible?

Para minimizar el impacto de la generación de electricidad en el entorno existen varias vías, como producir electricidad a partir de fuentes menos contaminantes, mejorar la eficiencia de las tecnologías que impactan más, implantar medidas de reducción de contaminantes, etc.

Producción + limpia

"Producción más limpia" significa fabricar electricidad con un impacto cada vez más reducido sobre el medio ambiente. ¿Cómo se puede hacer esto?

Gestión de la demanda

La gestión de la demanda trata de estabilizar o reducir el consumo de energía eléctrica, pero sin reducir al mismo tiempo nuestra calidad de vida.

¿Con qué instrumentos contamos?

Los instrumentos para la sostenibilidad son mecanismos legales y sociales que facilitan la implantación y consolidación de las iniciativas de producción más limpia y de gestión de la demanda.

¿Qué podemos hacer en nuestra casa o en nuestro centro educativo?

No todo depende de la tecnología o la legislación. Podemos hacer mucho desde nuestra vida cotidiana para utilizar la electricidad de la manera más eficiente posible, reduciendo su huella ecológica y dando un importante paso hacia la sostenibilidad.



Para saber e investigar | Programa educativo | Recursos y enlaces