-
-
-
-

El mercado eléctrico:
un asunto de dinero y una cuestión de organización
Todos los mercados funcionan equilibrando la oferta y la demanda: esto sucede con las hortalizas, los coches o los ordenadores. Pero el mercado eléctrico tiene una complicación añadida: casi no puede almacenar stocks para venderlos más adelante cuando la demanda es baja, y debe abastecer de continuo, 24 horas los 365 días del año, a más de 27 millones de clientes, con una garantía de suministro completa.

El actual mercado eléctrico comenzó a ponerse en marcha en 1997, cuando entró en vigor la Ley del Sector Eléctrico.

Actualmente, el mercado eléctrico se basa en la competencia entre las empresas y tiene como objetivo hacer que se fijen los precios por la oferta y la demanda, como en un mercado en competencia.

Esta nueva regulación implica que muchas decisiones que antes se tomaban por la administración (como la decisión de construcción de nuevas centrales) ahora se dejan a criterio de las empresas, sin más limitaciones que las que establece la ley para cualquier instalación industrial.

Es importante señalar que también existe libertad de los consumidores para elegir la empresa suministradora que deseen, en función del precio y los servicios que ofrezcan. Esta liberalización se implantó progresivamente, empezando por las empresas más grandes. Desde julio de 2009, cualquier consumidor puede elegir y contratar la oferta que mejor se adapte a sus necesidades.
¿Cómo funciona el mercado eléctrico?

Las empresas generadoras de electricidad hacen ofertas de venta de determinadas cantidades de energía a determinado precio, para cada una de las horas del día. Al mismo tiempo, los comercializadores y los consumidores directos en mercado, hacen demandas de energía que son los agentes autorizados para realizarlas.

La suma de las ofertas de compra configura una curva de demanda. Para cubrirla, se eligen las ofertas de venta más baratas, hasta satisfacer toda la demanda. El precio de la electricidad será el de la última oferta. Posteriormente se hace un ajuste por restricciones técnicas, que asegura que el resultado económico del mercado sea técnicamente viable. Existen unas denominadas Reglas del Mercado que regulan con detalle el procedimiento para el funcionamiento del mercado mayorista eléctrico.
¿Cómo se regula el mercado?

• El operador del mercado se encarga de la elaboración del programa diario de funcionamiento del sistema, casando las ofertas y las demandas que le llegan. Está supervisado por el Comité de Agentes del Mercado que está constituido por representantes de los productores, distribuidores, comercializadores y consumidores cualificados.

• El operador del sistema garantiza la continuidad y la seguridad del suministro. Se encarga de esta labor Red Eléctrica de España, que se fundó para organizar todo lo relativo al transporte de electricidad. Esta empresa Red Eléctrica de España, además de operar el sistema, construye, opera y mantiene adecuadamente las redes de transporte de energía eléctrica.

• La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), es un órgano regulador cuyo objetivo es proteger los intereses de los consumidores y velar por la transparencia de todo el sistema. El Ministerio de Industria, Energía y Turismo debe controlar el correcto funcionamiento de las actividades de producción y suministro de energía eléctrica.

• Las Comunidades Autónomas también tienen competencias en la regulación del sistema eléctrico, como la autorización de construcción de las instalaciones de distribución

• Por último, la Unión Europea, a través de Directivas y reglamentos legales, establece el marco general del sistema eléctrico en todos los países de la Unión.
¿Cómo se construyen los precios finales en el mercado de la electricidad??

El precio de la electricidad se construye básicamente mediante lo que se llama la casación de la oferta y la demanda. Pero también tiene otros componentes, que se añaden al precio básico para formar el precio final que pagan los consumidores:

  • Coste de los ajustes por restricciones técnicas que se han indicado anteriormente.
  • Pagos por reserva de capacidad para retribuir la garantía de suministro por las centrales que están en servicio para sustituir a las instalaciones de generación con energías renovables en el caso de que estas por falta de viento, de agua o de sol.
  • Coste del servicio de gestión de la demanda que aportan los consumidores interrumpibles por renunciar a parte de su demanda por necesidades del sistema eléctrico.



Para saber e investigar | Programa educativo | Recursos y enlaces