-
-
-
-

El consumo de electricidad por Comunidades Autónomas
La demanda de electricidad refleja dos tendencias opuestas:

• Por un lado, nuestra sociedad se electrifica progresivamente. Si fijamos la atención en el consumo de energía por los hogares, vemos cómo la electricidad es ya su principal fuente de abastecimiento de energía final, por encima de los combustibles sólidos y los gases licuados del petróleo. Junto con el gas natural, son las dos únicas modalidades de energía final que crecen claramente en el consumo doméstico, mientras que todas las demás están estabilizadas o en retroceso.

Evolución del consumo de diversos tipos de energía por los hogares


• Hay que tener en cuenta que el parque de aparatos que consumen electricidad crece con vigor. Aparecen nuevos usos, antes casi desconocidos, como el secado de ropa en secadoras y el aire acondicionado. También proliferan los electrodomésticos de línea marrón: televisores (ya hay casi dos por hogar, como media), ordenadores, cadenas hifi, vídeos, DVD, etc.

• Por otro lado, los aparatos que consumen energía eléctrica son cada vez más eficientes. Por ejemplo, los frigoríficos han pasado de un consumo medio de unos 800 kWh al año a tan sólo 400 en los modelos de clase energética A. Lo mismo se puede decir de televisores, ordenadores y lavadoras. El número de lámparas de bajo consumo también aumenta rápidamente.

• El resultado final es que la demanda de energía eléctrica crece a toda velocidad. El año 2000, por ejemplo, creció un 6% con respecto a 1999. En la última década, 1993 fue el único año en que disminuyó con respecto al año anterior, lo que reflejó la grave crisis económica que tuvo lugar por esas fechas.

No es conveniente que este fuerte crecimiento del consumo eléctrico continúe indefinidamente. Para estabilizarlo o incluso disminuirlo, la gestión de la demanda podría ser una buena solución.

Ésta consiste en llevar a cabo una serie de acciones que favorezcan el aumento de la eficiencia de la conversión de electricidad en energía utilizable -luz, calor y movimiento-. La idea básica es obtener la misma cantidad gastando menos electricidad.

Las medidas a tomar afectan a todos los sectores económicos: por ejemplo, la industria puede montar instalaciones de cogeneración y los hogares sustiuir las bombillas convencionales por lámparas de bajo consumo.

Al mismo tiempo, cada vez es más limpia la producción de kWh, con un impacto menor sobre el medio ambiente. Es un primer paso en el largo camino hacia la sostenibilidad.



Para saber e investigar | Programa educativo | Recursos y enlaces