¿Cómo ha evolucionado la producción de energía eléctrica en España?

Los primeros años de vida, la producción fue creciendo a un ritmo constante, marcado por el desarrollo tecnológico.

 

Tras la guerra española, y hasta la década de los años 50, la debilidad de le economía española hicieron que la producción española aumentase escasamente, e incluso descendiera en años de sequía.

 

En los años 50, la creación de UNESA y sus funciones de coordinación ayudaron a conseguir un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles, y la construcción de nuevas infraestructuras, lo que llevó a que la producción casi se triplicara en esta década.

 

Las décadas 60 y mitad de los 70 registraron una tasa media de crecimiento del 10% anual acumulativo, lo que suponía cerca de cuatro veces más de producción frente a la etapa anterior.

 

A mediados de los años 70 se produce la crisis energética, y esta ralentización de la actividad económica hace que la producción eléctrica crezca, también, a un ritmo inferior.

 

A finales de los años 80 volvieron a registrarse aumentos apreciables, y en los últimos años del S. XX y hasta la actualidad se ha incrementado notablemente la producción eléctrica, debido a los altos niveles de actividad en la economía del país.

 

Ver Producción anual de energía eléctrica

 

más información